Un año para enmarcar

Cierta red social anualmente ofrece recopilar tus mejores momentos del año, creando un vistoso y colorido vídeo basado en las fotografías y notas que hayas subido a la plataforma en ese lapso. Nunca había puesto atención a esos mecanismos tecnológicos de nostalgia. Sin embargo, cuando justo este año quise revisarlo, la aplicación me negó el famoso vídeo. Se excusó, a través de un mensaje para nada vistoso y mucho menos colorido, aduciendo que no tenía fotos suficientes en mi perfil para realizar el vídeo ofrecido.

No voy a culparlos por mi descuido, es muy probable que sea cierto. No suelo subir fotos mías a la red, y menos a esa (más rato la nombro, aunque creo que ya saben cual es). Pero, lo que sí tengo muy claro, es que este año subí más fotos que nunca. Por eso me llamó la atención esa negativa. Talvez no fueron fotos con mi cara, y puede que ese sea el meollo del problema. Más bien he subido muchas fotos de mi novela y montajes fotográficos con trechos de la misma.

Perdón. Me estoy adelantando.

El 2018 me ha significado mucho en cuanto a avance personal, pues di un paso que llevaba gestando y postergando hace bastante tiempo. En sí, el 2018 lo voy a enmarcar. Es el año en que me hice ESCRITOR. Y el gran hito que marca ese inicio es la publicación de mi novela “Paulina y Magaly”.

El magno evento ocurrió en abril del 2018, luego de un largo proceso con la editorial, del cual nació en hermoso e inmenso volumen en que se convirtió esa historia, un grueso volumen de casi 830 páginas. Para que se hagan una idea, comparte repisa en mi librero con un ejemplar de “El temor de un hombre sabio” de Patrick Rothfuss, el de tapa dura: son casi idénticos en tamaño y características físicas. No así en contenido. Sería demasiada osadía comparar el fabuloso volumen de Rothfuss con mi ópera prima. Son temáticas muy distintas y su historia me lleva millas de distancia.

Pero es mi primera novela, y para mi es motivo de gran orgullo. No en vano le dediqué más de 5 años de mi vida, puliendo y mejorando esa historia que llevaba dormida en un cajón desde la vuelta del milenio, y que merecía un mejor destino que el polvo del olvido. Mucho hubo que mejorar y agregar al curioso triangulo formado por Paulina, Magaly y Pablo, los protagonistas de esta intriga amorosa cargada de nostalgia, inspirada en unos cuantos eventos reales, pero muy lejana a una autobiografía.

Si puedo resumir de algún modo la trama, es la historia de Pablo, un muchacho en sus 25, a punto de casarse con Paulina. Todo va perfecto hasta que ella descubre entre sus cosas una fotografía de Magaly, una antigua polola de él, de quien no ha sabido nada en años. Y se desata el caos. Una Paulina celosa y enfurecida hace tambalear a un Pablo que tenía segura la continuidad de su vida, y que afirma que ya había olvidado todo rastro de su historia anterior. O eso creía. Poco a poco, esa fotografía hace mella en su memoria y los recuerdos empiezan a invadir su vida cotidiana, al extremo de llevarlo a pensar seriamente en buscar a Magaly. Todo esto matizado con las historias de los amigos, padres y demás personajes secundarios, que completan un retrato de esa compleja etapa que atraviesan los veintiañeros de latinoamérica (y asumo que de todo el mundo), en una sociedad que les exige, y a veces impone de algún modo u otro, qué camino debe seguir.

La forma en que se gestó esta historia, fue un largo y a veces tortuoso proceso, que quizás cuente con detalle alguna vez. Tiene ciertos tintes delirantes y esotéricos que podrían resultar interesantes a quienes gusten de los making of. Pero es demasiado prematuro para eso. Confío en que habrá bastante de qué hablar solo con la historia que cuento en el libro.

No quiero destacar los pedruzcos con que me topé en el camino de su publicación. Todo lo amargo quedó en el olvido al momento de tenerla finalmente en mis manos. Y desde que la saqué a la luz, la he visto brillar con luz propia: cuando se la mostré a la gente de Lectores en Tránsito, un primer contacto impactante y muy comentado; o en la entrevista que me hizo Maria Angeles Barrera en la Radio de la Universidad SEK; o en el evento oficial de lanzamiento, realizado en octubre en el Café Chilensis, con ayuda de los amigos de la banda Giro Ventura y la lectura virtual de Arlette, desde México. Muchas personas se han interesaron en ella. A todas, les agradezco de corazón su interés y apoyo. Me han hecho sumamente feliz.

Una de las cosas que hice para promocionarla, ha sido publicar fragmentos de ella. Primero en Twitter, a través de las pequeños fragmentos del texto, repletos de hashtags, y luego en Facebook e Instagram, donde estrené las cápsulas y montajes fotográficos que subí en el último tiempo. Por eso me extrañó que Facebook no tuviera fotografías suficientes para armar el famoso recuento de mi año.

Como sea, para mí, el 2018 se puede resumir en eso: el año en que publiqué mi ópera prima. El cual me ha encendido unas cuántas alarmas en lugares que no esperaba. Pero que también me ha abierto puertas que jamás creí cruzar. Y es el inicio de un camino, en el cual espero que me acompañen. Por supuesto, están todos invitados.

Mi novela “Paulina y Magaly” está editada en España por Editorial Caligrama. Se encuentra disponible en formato libro electrónico, a un precio muy accesible, en todas las librerías y plataformas de comercio electrónico del mundo. En formato físico se puede encontrar en las principales librerías de España, o vía encargo por demanda en donde no se encuentre en físico. En latinoamérica, solo se vende en Chile con formato con tapa dura, a través de mis redes sociales y en una red de librerías locales que poco a poco se irá expandiendo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s