Viejo Poeta

Me subo apenas a una banca en la plaza, como antaño vi muchas veces a mi abuelo.

‘La ciudad es mía’, grito y sigo:
‘Es mi cuna y mi nido, desde siempre, mi todo, mi suelo, mi urna, mi cajón de entierro…’

Me interrumpe de un modo educado, por así decirlo, un jovencito uniformado.
No puedo seguir hablando.
Me bajo tiritando de la banca y en un balbuceo, le respingo:

‘La ciudad no es suya ni mía. Es de todos y de nadie.’

Y me retiro lento, cansado, ante las frías miradas de todos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s